Aire acondicionado, la cuarta de las “12 Causas Aser” para 2021

Aire acondicionado, la cuarta de las “12 Causas Aser” para 2021

No solo es un sistema de confort del automóvil, sino también de seguridad, ya que el incremento de la temperatura dentro del habitáculo afecta a factores que reducen la seguridad en la conducción.

El aire acondicionado es la causa seleccionada por Aser para el mes de marzo. Cuando se habla de refrigeración del motor, del aire acondicionado o de la climatización, lo más correcto es referirse a sistemas de termocontrol, palabra que significa contar con una temperatura óptima del motor en cualquier situación de funcionamiento, así como calentar o enfriar el habitáculo del vehículo cuando sea necesario.

 

Un sistema de termocontrol moderno se compone básicamente de 3 grupos funcionales de productos enfocados a la refrigeración del motor y a la climatización del habitáculo: los de refrigeración, los de climatización y los de ventilación. Normalmente, los tres sistemas forman una sola unidad, ya que ejercen entre sí una influencia mutua; es decir, el funcionamiento de cada uno de ellos influye directamente en el funcionamiento de los demás.

 

Sistemas de climatización

 

Proporcionar en cualquier estación del año una temperatura y ventilación agradable dentro del habitáculo sin corrientes, manteniendo una alta calidad del aire y un confort acústico es la función del sistema de aire acondicionado. Cada vez es más frecuente hablar de “sistemas de climatización” en lugar de “aire acondicionado” en los automóviles, por la evolución tecnológica que han tenido estos sistemas en los últimos años. En la actualidad, el conductor selecciona la temperatura que desea y es la unidad de mando la que gestiona el sistema de climatización y ventilación mediante un sofisticado sistema de sensores y actuadores, para conseguir que el habitáculo se encuentre a la temperatura deseada.

 

Seguridad y confort

 

¿Cuál es la función del aire acondicionado en el conjunto del vehículo? Aunque el aire acondicionado, climatizador, se asocia a un sistema de confort, en realidad tiene un papel determinante en la seguridad. El incremento de la temperatura dentro del habitáculo afecta a factores que reducen la seguridad en la conducción: aumenta la sensación de cansancio, reduce la capacidad de concentración, aumenta el tiempo de reacción y aumenta el riesgo de sufrir un accidente.

 

  • Confort – Un sistema de climatización proporciona a todos los ocupantes del vehículo la temperatura y humedad adecuadas en cada momento.
  • Seguridad – El incremento de la temperatura dentro del habitáculo afecta a factores que reducen la seguridad en la conducción. Con una temperatura superior a 24º C en el interior del vehículo, aumentan los errores de conducción y la posibilidad de tener un accidente. Viajar a una temperatura de unos 35º C supone hacerlo con reflejos similares a los que tendríamos tras haber bebido dos cervezas.
  • Ahorro – Está comprobado que el cuidado y el mantenimiento del aire acondicionado influyen en el consumo del vehículo. Cuando el sistema de climatización no funciona correctamente, el compresor ha de trabajar más tiempo para mantener la temperatura interior constante, lo que se traduce en un consumo extra de combustible que suele estar entre el 5 -10% más.

 

Por ello, la revisión periódica del sistema de climatización es la mejor y más inteligente manera de ahorro, además de que permite disfrutar de un elevado confort de marcha, mayor seguridad y mayor economía.

 

Averías más frecuentes

 

Aser explica que el mantenimiento preventivo es la mejor manera de evitar costosas reparaciones y señala como averías más frecuentes derivadas de un mal mantenimiento la pérdida de gas refrigerante (suele ser el principal motivo de fallo en el aire acondicionado), la pérdida de aceite, daños en el compresor, malos olores, picor de ojos, empañamiento de los cristales, fallo general del sistema de climatización.

 

En este sentido, la iniciativa Elige Calidad, Elige Confianza recomienda realizar una revisión cada 2 años, para prevenir averías complejas y costosas, además de alargar la vida útil del sistema de aire acondicionado. Los fabricantes recomiendan sustituir el filtro de habitáculo cada 15.000 km o, al menos, una vez al año.

 

Además, el mantenimiento periódico previene la pérdida de refrigerante y protege el medio ambiente. Así pues, siempre que surja una avería en el aire acondicionado del vehículo es recomendable acudir al taller de confianza y exigir el uso de marcas de primer nivel, las únicas que ofrecen máxima durabilidad y rendimiento en cualquier circunstancia de la conducción.

 

Termina Aser recordando que la nueva legislación obliga a la especialización de los mecánicos para manipular los sistemas de aire acondicionado y que el mantenimiento del aire acondicionado o sistema de climatización es la mejor forma para conducir el vehículo de forma confortable y segura. Asimismo, previene averías más complejas y costosas y alarga la vida útil del sistema de aire acondicionado.

Deja una respuesta