NOVIEMBRE- visibilidad. 12 causas Aser.

NOVIEMBRE- visibilidad. 12 causas Aser.

ASER dedica el mes de noviembre de sus ‘12 Causas ASER’ a concienciar sobre la importancia de mantener en perfectas condiciones los sistemas de visibilidad de los vehículos, siempre con recambios de calidad.

Una buena visibilidad es uno de los principales elementos para una conducción segura, ya que el 90% de la información que llega al cerebro mientras conducimos lo hace a través de la vista y más del 80% de los accidentes ocurren de noche o con condiciones de baja visibilidad. Por este motivo, el entorno, la posición relativa, la orientación, la velocidad, la dirección…exigen al automovilista constantes ajustes de su foco de visión para poder comprender lo que le rodea, y tomar las mejores decisiones para mantener el vehículo en la posición correcta.

Pero no es menos importante mantener los elementos relacionados con la visibilidad de nuestros vehículos en condiciones adecuadas. Y cuando hablamos de visibilidad en el automóvil sólo pensamos en las luces, pero hay otros elementos determinantes en la correcta visibilidad, al menos en condiciones climatológicas adversas, a los que no se da la suficiente importancia, las escobillas limpiaparabrisas.

¿Cómo afecta la climatología a la conducción?

  • La niebla disminuye la visibilidad horizontal. Su presencia impide ver los objetos lejanos y difumina los contornos de los próximos. Si se suma la presencia de humo cercano, la niebla es muy peligrosa. La visibilidad, para ver y hacerse ver, debe aumentarse encendiendo las luces de cruce y antiniebla. No se debe utilizar la luz de largo alcance, ya que el reflejo de la luz sobre las gotas de agua en suspensión dificulta aún más la visión. Además, es muy probable que la niebla aumente la posibilidad de “patinar” en caso de frenazo y que no se pueda ver qué ocurre por delante del vehículo que nos precede. Esto puede obligarnos a ir a una velocidad reducida pero la seguridad es lo principal.
  • La lluvia reduce más la visibilidad cuanto más pequeñas sean las gotas, por lo que la llovizna será más peligrosa que la lluvia fuerte con gotas gruesas. Con lluvia, se suma a la falta de visibilidad por la distorsión de la luz de los faros las salpicaduras del vehículo que llevamos delante y el incremento del deslumbramiento. También aumentan las posibilidades de que el vehículo patine al frenar o de que se produzca aquaplaning.
  • La nieve reduce la visibilidad directa, sobre todo cuando el viento e incluso el desplazamiento del aire, al pasar a nuestro lado otro vehículo, produce remolinos. Con la nieve, el rendimiento visual es mucho menor al reducirse los contrastes luminosos. En ocasiones, se pierden los límites de la carretera, y nos es imposible diferenciar las señales orientadoras.

En estas circunstancias queda clara la importancia de contar con un sistema limpiaparabrisas, además de un sistema de iluminación, de calidad, que sea capaz de barrer el agua acumulada en el parabrisas, y en la luneta trasera, sin dañar el cristal y, sobre todo, sin dejar marcas por un incorrecto barrido que pueden distorsionar más aun la visibilidad.

Por otra parte, conducir de noche es tres veces más arriesgado que hacerlo de día. La iluminación nocturna es menor, el cansancio se siente más rápido y se suele aumentar la velocidad por haber menos tráfico en la carretera. Considerando esta realidad, se deben tomar medidas extremas de seguridad vial para evitar cualquier tipo de accidente.

Cuando tengas la necesidad de conducir durante la noche, sobre todo en las estaciones que oscurece más temprano, mantener una actitud activa, vigilante y anticipativa es lo mejor que se puede hacer.

Consejos

Además, ASER plantea una serie de consejos:

  • Disponer de buena iluminación, es decir, revisar que las luces estén en perfecto estado para que la zona iluminada sea la adecuada. Los sistemas de iluminación de tu vehículo sirven para ver, pero también para ser visto, y esto no es menos importante.
  • Si se llevan luces largas, hay que cambiar a las de cruce si el vehículo se cruza con otro vehículo o si se va detrás de uno, así evitas deslumbrarlo.
  • No hay que llevar las luces interiores del vehículo encendidas, podrían restar visión hacia el exterior y molestar a otros conductores.
  • Mantener los parabrisas limpios y revisar que los limpiaparabrisas funcionen correctamente y tengan líquido suficiente.
  • Adaptar la velocidad a la zona visual y aumentar la distancia de seguridad, así habrá tiempo de actuar de ser necesario.
  • Si se va a realizar un adelantamiento hay que tener especial cuidado al regresar al carril, ya que las distancias no se aprecian igual en la oscuridad.
  • Hay que tener en cuenta que se pueden encontrar al paso del vehículo peatones o ciclistas y tal vez no se puedan ver de inmediato. Hay que tener especial cuidado si se va por una carretera secundaria en zona boscosa o campo, porque podría salir un animal y hacer que se pierda el control de tu vehículo.
  • Si el conductor se siente somnoliento, le arden los ojos o tiene dificultad para concentrarse, debe parar, dormir unos 20 minutos, tomar café o una bebida estimulante. Si persiste la fatiga, dormir cuanto se necesite.
  • Los fallos en los sistemas de alumbrado y señalización son los defectos más comunes por los que los vehículos son rechazados en la ITV.

Por todo ello, por seguridad y por la de los demás usuarios de la vía, desde ASER aconsejan prestar especial atención a este importante elemento.

Deja una respuesta